ERMITAS METELLINENSES

             "De las cinco ermitas antiguas, emplazadas extramuros, no se conservan vestigios, sin embargo sólo su número atestigua la pujante vitalidad de la población y, de alguna manera, la posible expansión urbanística de la Villa, superando los límites del recinto amurallado". (Andrés Ordax, S. y otros; 1985)

 

Ermitas antiguas (anteriores a 1650)

  • Ermita de San Pablo
  • Ermita de San Miguel Arcángel.
  • Ermita de San Blas
  • E. de los Santos Mártires.
  • E. de San Raimundo.

 Ermitas modernas. (siglo XX).

  • E. de San Isidro.

  • Capilla de Fátima.


 

LA ERMITA DE LOS SANTOS MÁRTIRES.

                                                        Puerta posterior del

   

 

 

         La ermita se encontraba en pleno ejido, junto al camino de Guareña y Valdetorres, próximo a la calzada romana que unía Córdoba con Mérida, a través del puente.  Su localización podría hallarse al final del "Paseo del Campo" o Parque de "Hernán Cortés".

        El párroco de San Martín, D. Eduardo Rodríguez Gordillo, piensa que la ermita estuvo dedicada a San Fabián y a San Sebastián y que debió desaparecer sobre el siglo XVIII.

 

 

 

 

   ERMITA DE SAN RAIMUNDO

           La tradición asegura que en el monte de Remondo, situado en la cara Norte del Cerro del Castillo, vivió -por el siglo IX- un famoso pastor que era "pródigo en caridad y murió en olor de santidad". De él tomaría nombre el cerro de San Remondo o San Raimundo.

            En la cima del monte hay restos de edificación que según Solano de Figueroa pertenecen a los restos de la ermita dedicada al santo pastor. Según Rodríguez Gordillo, la fiesta del Santo se celebraba el Lunes de Pascua de Resurrección. 

        Algunos autores, entre ellos don Francisco García Sánchez (1983), creen ver en la Romería de "Las Bollas", celebrada hasta hace poco en la falda de esa sierra, una continuación de la devoción al santo que se mantuvo en Medellín por espacio de varios siglos, comunicándose de padres a hijos.

 

                ERMITA DE SAN PABLO

          Medellín siempre fue devota del apóstol de Tarso. La ermita de San Pablo estaba situada a extramuros y debió ser destruida a lo largo de los casi tres meses que el ejército francés pasó en Medellín, tras la victoria del Mariscal Víctor sobre las tropas españolas. (Batalla de Medellín)

        Debido a los pocos datos que se tienen, parece que estuvo situada fuera de la muralla, en la subida del río, junto a Porta Coeli (Portaceli). Entre otros datos, en este lugar está documentada una plaza llamada de San Pablo, posiblemente con otros edificios extramuros. En esa plaza había una cruz de piedra con gradas, que se trasladó al Paseo del Campo el año 1860.

 

 

 ERMITA DEL ARCÁNGEL SAN MIGUEL.

      Esta ermita estaba situada al Este de la villa, en la falda baja del Castillo, junto al río Ortigas. Según el arcipreste de la iglesia de Santiago, D. Juan Solano de Figueroa y Altamirano, su ubicación era próxima a la antigua portada de la muralla llamada del Coso o de Santiago.

 

                                                                       Bajo el teatro romano, en el centro de la fotografía, se adivina el tapial que parece corresponder a restos de la ermita. Un poco, más arriba, en el borde derecho de la imagen se perfila la puerta del Palacio de las Atalayas.

       Los datos existentes confirman que permanecía en pie en el siglo XVII. 

 El tapial se halla encuadrado en el

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

    Este resto de  tapial, enclavado en la que fue "Olivar del Conde" o "Huerto del Palacio", cercano a lo que fue puerta del Coso y cercano a la portada del Palacio de las Atalayas, pudiera corresponder a la ermita descrita por Solano de Figueroa.

Al fondo puede observarse el extremo oeste de la Villa. (T. García, Octubre'04)

    Al fondo las Vegas del Martel y Don Benito. (F. Tomás G. Octubre'04)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

        El párroco de Santa Cecilia, D. Francisco García Sánchez (1983: 9),  señala que "...junto al lugar indicado por el arcipreste y próximo a las ruinas del antiguo palacio del Conde de las Atalayas existieron vestigios de cuanto se afirma y aún hoy existe una portada que la voz popular llama como puerta de la iglesia".

 

       ERMITA DE SAN BLAS.

        La tradición sitúa esta ermita en un montículo -llamado hoy de San Blas-, a la salida de la villa camino del cementerio actual y de Mengabril.

         Aunque debió ser una ermita bien atendida, por la proximidad de la villa, Don Eduardo Rodríguez Gordillo conoció personalmente el derribo de sus paredes. Debido al estado de deterioro en  que se encontraba, después de la Batalla de Medellín y la posterior ocupación de la villa por el mariscal Víctor, pareció que lo mejor era su demolición.

          Debido a la altura en que estaba ubicada esta ermita, la comunidad el Convento de San Francisco decidió trasladar el Santísimo Sacramento hasta ella,  la noche del 20 de Diciembre de 1603. Una fuerte crecida del río Guadiana, que destrozó en parte el puente existente, había inundado el convento y la Iglesia llegó a tener "una vara de agua", según afirma Solano de Figueroa.

              La devoción a San Blas sigue vigente en Medellín, tras ser derruida su ermita. Su imagen se trasladó a la Iglesia de Santa María del Castillo, después a San Martín, a Santa Cecilia y por último se encuentra en la Iglesia de San Martín. La fiesta de San Blas se continua celebrando cada tres de Febrero.

 

 

  ERMITAS DEL SIGLO XX

CAPILLA O ERMITA DE FÁTIMA.

                                          Capilla de Fátima. (Foto T. García, Octubre'04)

 

 

 

  Realizada en los años '70 del Siglo XX, para atender pastoralmente a una barriada de nueva creación.

 

 

 

 

 

 

 

       

 ERMITA DE SAN ISIDRO.

Vista panorámica de la ermita de SAN ISIDRO. (Foto T. Garcia, Octubre, 2004)

                                           

 

   Construida en los últimos años del siglo XX en las laderas de la sierra de Pirulito, frente a la fachada N.O. del castillo.

 

 

 

 

 

 

 

 


 Para saber más...

GARCÍA SÁNCHEZ, F. (1983): Ermitas Metellinenses. Diputación de Badajoz: Badajoz.

TOP